El sistema de clase mundial de Colombina produce un ROI seis veces mayor gracias a equipos de trabajo autónomo

Resumen ejecutivo

Habiendo comenzado como una pequeña empresa de confitería hace casi 90 años, Colombina es hoy en día un fabricante mundial y diversificado de alimentos y dulces y un icono del panorama empresarial latinoamericano. Para satisfacer la creciente demanda internacional y adelantarse a sus competidores, Colombina introdujo Colombina World Class en 2014, un sistema de mejores prácticas respaldado por la solución TRACC. Hoy en día el sistema es un instrumento indispensable que permite la transferencia de conocimientos mediante la aplicación de las mejores prácticas.

Resultados
  • 6 a 1 aumento del ROI (beneficios y ahorros vs gastos)
  • 13.8% de aumento de la Eficiencia General de Producción (OPE)
  • 26% de disminución de los accidentes de trabajo
  • 69% de reducción en los costos variables de manufactura
  • Disminución del 76% en devoluciones del producto
  • Aumento del 2% del cumplimiento del plan de producción
  • Mejora del 3.4% en la proporción operativa
Desafíos

Tras el meteórico crecimiento de Colombina en América Latina y el resto del mundo, el equipo directivo pronto se dio cuenta de que la dura competencia del mercado requiere el desarrollo continuo de productos y procesos para satisfacer los cada vez más exigentes estándares de calidad del cliente. El aumento de la demanda de materias primas, la creciente presión sobre el entorno normativo y la escasez de recursos naturales intensificaron la ya feroz competencia.

Estas influencias llevaron al grupo a automatizar la mayoría de las líneas de producción de su planta principal en La Paila, a unos 130 km al norte de Cali (Colombia). Las líneas de producción incorporan las últimas tecnologías diseñadas para minimizar el riesgo de error humano. Para maximizar la eficiencia de la planta, tanto en términos de costo como de sostenibilidad, el equipo ejecutivo de Colombina requería un sistema que permitiera la transferencia de conocimientos mediante la aplicación de las mejores prácticas, sobre todo a nivel de operarios y de manufactura de primera línea. Los desafíos eran grandes: la planta de La Paila emplea a casi 2, 400 personas con tres turnos en el área de producción.

Solución

Una de las resoluciones del equipo directivo fue eliminar todas las barreras entre ellos y la fuerza de trabajo con la intención de crear equipos de trabajo básicos definidos por la cooperación y la autonomía. En 2014, la compañía introdujo el sistema de clase mundial de mejores prácticas de Colombina basado en la solución TRACC. El objetivo principal del sistema era ayudar a centrar a todos los empleados, tanto operativos como administrativos, en los objetivos estratégicos de la organización para asegurar su supervivencia y crecimiento.

La introducción de las mejores prácticas de Liderazgo y Gestión del Cambio desafió inmediatamente el status quo. Se designó un equipo de tareas de ejecución integrado por un grupo multidisciplinario procedente de Producción, Mantenimiento, Calidad y Planificación para elaborar un plan de ejecución detallado de cada práctica en su ámbito de acción. La nueva forma de trabajo pronto dio lugar a una cultura de liderazgo impulsada por la gestión constante del desempeño y el análisis de las causas fundamentales.

 

“La aplicación del sistema de mejores prácticas basado en TRACC ha supuesto un reto para el liderazgo a todos los niveles. Nos ha exigido volver a entrenar nuestro pensamiento en términos de mejora continua y nos ha obligado a realizar actividades constantes y sistemáticas para lograrlo. Pero, sobre todo, aseguró la inclusión y la potenciación a todos los niveles, lo que dio lugar a que nuestros procesos fueran más rápidos, mejores y menos variables.” – Gino A. Sarmiento, Jefe: Planta de Planificación de la Producción 1

 

Una vez que esta cultura se estableció, las mejores prácticas de EHS, Trabajo en Equipo, Gestión Visual, 5S, y Mejora Enfocada se pusieron en marcha. La introducción de estas mejores prácticas mejoró rápidamente las competencias de los operarios de planta en términos de mantenimiento básico de la máquina, la conciencia de la sostenibilidad ambiental y la calidad del producto.

La plena aplicación de las mejores prácticas de la Etapa 2 a cada rincón de la planta tardó seis años en completarse.

 

“El viaje a la clase mundial requiere concentración,
disciplina y mucho coraje. Sólo los líderes valientes pueden lograr una transformación significativa en el desempeño, incluyendo personas, recursos y conocimientos, así como eliminar la autocomplacencia que puede resultar después de las victorias rápidas.”
  – Carlos Pabón, Gerente de la planta de confitería

 

Resultados

Uno de los resultados más significativos del sistema de clase mundial de Colombina fue la recuperación de 53,706 horas de trabajo en un período de cinco años, lo que se tradujo en una eficiencia general de la producción del 13.8%. Una observación interesante es que cuando la eficiencia de la productividad subió, los accidentes de trabajo bajaron en un 26%. Combinadas, estas mejoras resultaron en una disminución del 69% en los costos variables de manufactura.

Los objetivos de los KPI relacionados con el ahorro de recursos hídricos y energéticos se superaron en las áreas de mayor consumo de energía, y la eficiencia de los recursos se encuentra ahora totalmente alineada con la estrategia de sostenibilidad de la empresa. Debido a sus prácticas de sostenibilidad, el grupo fue clasificado por tercer año consecutivo como una de las empresas alimentarias más sostenibles de América Latina, y fue incluido en el “Anuario de Sostenibilidad” de la empresa de inversiones en sostenibilidad RobeccoSAM.

Por último, la inversión de Colombina en el sistema de mejores prácticas de clase mundial dio como resultado un rendimiento de la inversión seis veces mayor y una mejora del 3.4% en la proporción operativa.

Antecedentes de da Compañía

Colombina S.A. fue fundada en 1927 por Don Hernando Caicedo, un operador de ingenios azucareros del Valle del Cauca en Colombia. Mezclando el azúcar del ingenio con una variedad de frutas locales, Caicedo se dio cuenta de que podía infundir el sabor tropical de su fértil tierra natal en nuevos dulces y pralinés. Desde entonces, Colombina ha seguido expandiéndose en el mercado internacional, desarrollando nuevos y fascinantes dulces y productos alimenticios. Hoy en día es una de las fábricas más grandes de Colombia.

Descargo de responsabilidad:

Descargo de responsabilidad: Este recurso ha sido preparado como orientación general sobre asuntos de interés solamente y no constituye asesoramiento profesional. No deberá actuar en función de la información contenida aquí sin obtener asesoramiento profesional específico. Competitive Capabilities International (CCi) no acepta ni asume ningún tipo de responsabilidad, obligación o deber de cuidado como consecuencia de cualquier decisión o daño en que pueda incurrir cualquier persona como resultado de actuar o dejar de actuar según la información contenida en esta publicación.